FANDOM


En el último capítulo de Boy & Virus:

Matías se transportó adentro de su computadora, gracias a virus, y Cyberarm apareció de la nada como una gigantesca cosa roja con armas... muchas armas.

Volviendo al presente:

-¡¿Porqué estos tipos ponen tanto empeño en matarte?! -dije, mientras esquivaba uno de sus disparos láser.

-No lo sé, ¿Porqué no le preguntas? -dijo Virus con toda calma, lo cual me irritaba, como para devolverle el favor, hice lo que dijo. Y mi plan funcionó, lo hice enojar hasta el punto en que sus tonos azules se hicieron rojos, no esperaba tan valiosa información.

-Digamos que él es peligroso, tanto para mí como para los tipos para los que trabajo -dijo Cyberarm entre malévolas carcajadas.

-¿Peligroso cómo? -preguntó virus con auténtico asombro.

-Por lo que haces, pasar de un aparato a otro en cosa de segundos. Eres prioridad para los reapers, en tanto existas, puedes destruirnos -Dijo Cyberarm, mientras yo me acercaba por detrás para atacarlo, claro que no funcionó, el tipo estaba cubierto de ojos, no pensé que viera a través de todos ellos, me lanzó contra algo, y me desmayé.

Para cuando me desperté, Virus iba perdiendo la pelea, y Cyberarm lo estaba venciendo, de repente este comenzó a reír más frenéticamente. Acto seguido hubo una luz verde que inundó todo Cyberarm fue reducido a cenizas y apareció un sujeto, muy parecido a virus, pero más grande, y de color verde.

-¿Virus? ¿Quién es él? -pregunté mientras Virus tenía una mirada de estupefacción.

-Creeper -dijo con un hilito de voz- él es creeper

-¿él de chérnobyl?

-Oh, hablas de mi obra maestra.

-¿Eres consciente de que cientos de personas murieron en tu "obra maestra"? -Dije, Creeper ya no me caía bien.

-Y salvé miles de vidas, era un sacrificio necesario -Dijo Creeper, a quien Virus lo miraba con una admiración inmensa -Y si no me equivoco, creo que tú no perteneces aquí- sonó sus dedos y matías desperté en mi habitación, con dolor de cabeza. creí que todo fue un sueño, pero no lo fue, ahora tenía dos inquilinos en mi computadora, uno adoraba al otro... y el otro quería matar al primero.