FANDOM


CAPÍTULO 1

PERSONAJES: Matías, virus

ESCENARIOS: casa de Matías

Ahí estaba yo, muy tranquilo, estrenando la computadora de mi habitación. Era el primer día que la usaba. Ahorré dinero durante dos años y medio para comprarla. Es increíble la mala suerte que tuve.

De repente me llegó un mensaje, una especie de notificación, y decía así "¡felicidades! ¡usted ha sido seleccionado de entre miles de personas para hospedar un virus en su computadora!"

-¡¿Un virus?! ¡¿En el primer día?! – dije, estaba atónito, el primer día y ya tenía un virus.

-Que puedo decir, -dijo una voz – me gusta el olor a computadora nueva.

-¿Q… quién dijo eso?- pregunté, asustado.

-Pues yo –dijo la voz.

-¿Dónde estás?

-Aquí, en la pantalla.

Entonces vi la pantalla y me… sorprendí: un pequeño hombre/rayo me saludaba. Y luego… me desmayé.

Desde que me desperté mi vida se volvió un tanto más extraña.

-Ufff, tuve un sueño muy extraño –dije para mí en cuanto desperté

-¿Qué pasaba en tu sueño? –dijo una voz

-Bueno, estaba estrenando mi computadora y de repente me llegó un mensaje que decía… -entonces caí en la cuenta de que no había nadie en mi habitación.

-Oh, eso –dijo la voz (por si no lo adivinaron, era el virus) –siento decirte, amigo, que no fue un sueño.

-No lo sientes en lo absoluto, ¿verdad?

-Tienes razón, no lo siento.

-¡Ay, por favor, déjame en paz!

-Está bien, me iré.

-¿En serio?- dije, esperanzado.

-No, de hecho me quedaré aquí un laaargo tiempo

-¿qué es un laaargo tiempo?

-Hasta que algún cazavirus me encuentre.

-Espera, espera, espera, stop it, alto ahí. ¿Eres un virus?

-Pues claro, ¿qué creíste que era?

-No lo sé, tal vez un alienígena.

-De hecho también lo soy

-¡¿Qué qué?!

-Nada

-Bueno, no importa, ¿qué es un cazavirus?

-¿Qué puede ser? CAZA-VIRUS

-Sí, fue una pregunta estúpida

-¿Tú crees?

-Hey, ¿al menos podrías decirme tu nombre?

-Tengo muchos: sforp, erifh, 22918, malware, etc. Pero tú puedes decirme solo “virus”

-Okay, virus.

-¿Sí?

-Sal de mi computadora.

-Hey, es mi casa ahora.

-Yo pagué por ella

-Igual que yo

-¿En serio?

-No.

Quien sabe, quizás, ahora que lo pienso bien, mi suerte no fue tan mala. Después de todo, hice un nuevo amigo.